De terreno baldío, a fuente de subsistencia

En el estado Sucre, el Consejo Comunal Yaguaracual II recuperó tierras para producir alimento

¿Cómo fue que la tierra se volvió malezas y bejucos? Ni los campesinos del Consejo Comunal Yaguaracual II, de Ayacucho, estado Sucre, lo saben. Lo cierto es que entre lluvias y sequías, el monte se fue tragando la cosecha. Fue entonces cuando tomaron la decisión: la tierra fértil debía aprovecharse en su plenitud. El monte no podía acabar con cincuenta años de trabajo campesino.

De luchas, conocían: cada vaguada era sinónimo también de pérdidas de cosechas. Pero siempre volvían a sembrar. Ahora, los 32 agricultores que agarraron los machetes para limpiar el monte, sabían que solo era el comienzo. Vino después el riego de fertilizantes y el control de las plagas. La tierra volvió a parecerse a la leyenda según la cual aquí crece todo lo que se cultiva.

En poco tiempo han visto crecer la yuca, el cambur, el ñame, entre otras hortalizas, frutas y verduras que son de consumo cotidiano en la comunidad. Ahora, tras el rescate y aprovechamiento de las tierras con autogestión, el Consejo Comunal Yaguaracual II prevé la siembra de yuca dulce y amarga para la producción de casabe y naiboa.

Date una vuelta por esta galería fotográfica preparada por el Sistema de Integración Comunal y mira cómo estos orientales hacen de la recuperación de las tierras, una inserción a la economía solidaria.